Comparador de estudios universitarios

Aún no has añadido estudios al comparador.
Usa el buscador y obtén comparativas de los estudios

Cuestiones financieras

Lo primero que debes saber si decides estudiar en Japón es que el coste de la educación allí es bastante elevado. Además, es importante recordar que no sólo tendrás que costear tus estudios, sino que también necesitas dinero para vivir allí. El alojamiento, la comida y tus gastos personales son importantes factores a tener en cuenta a la hora de planificar tu presupuesto.

Las universidades japonesas son bastante exigentes con sus alumnos. Para poder ingresar en la mayoría de las instituciones de educación superior es necesario demostrar que se cuenta con suficientes recursos económicos para mantenerte durante tu estancia allí. Además, es posible que requieran que una persona te avale, es decir, un garante que asegure la solvencia económica durante la permanencia en el país nipón.

Además de los ingresos personales (aportaciones de familiares y ahorros), existen otro tipo de ingresos institucionales: becas, préstamos y demás ayudas financieras proporcionadas por organismos públicos o privados, así como por iniciativa de algunas organizaciones internacionales.

Para evitar sorpresas desagradables, lo mejor es antes de salir te informes bien de todas estas cuestiones económicas, haciendo un especial hincapié en los siguientes puntos de interés:

Moneda en Japón

La moneda japonesa es el yen (¥), que se pronuncia 'en'. En circulación existen cuatro tipos de billetes (¥1.000, ¥2.000, ¥5.000 y ¥10.000) y seis tipos monedas (¥1, ¥5, ¥10, ¥100 y ¥500). Todas las principales unidades monetarias pueden cambiarse en los bancos que operan con moneda extranjera. Las tasas de cambio son las mismas en todas las entidades bancarias.

En Japón, los pagos suelen realizarse en efectivo, aunque la mayoría de las tiendas aceptan tarjetas de crédito. El uso de cheques no suele ser muy habitual. Asimismo, ha habido un incremento en la cantidad de tiendas que aceptan tarjetas de débito (un sistema que permite hacer pagos con tarjeta emitidas por los bancos, oficinas de correo u otras instituciones financieras en la que el monto es automáticamente descontado de la cuenta bancaria).

En el anverso de las monedas aparece su valor en números árabes y el año de emisión en el calendario japonés, que se basa en los años transcurridos desde la toma de poder del actual emperador, mientras que en el reverso se puede leer inscripción Nihon koku, el valor de la moneda expresado en caracteres chinos y una imagen, generalmente de un elemento vegetal, aunque en la moneda de 10 yenes aparece el Pabellón del Fénix del Templo de Byodoin, en Uji.

Billetes

El 1 de noviembre de 2004 se pusieron en circulación nuevos billetes, que reemplazarán a los emitidos en 1984. Su pretensión es retomar y completar los mecanismos de seguridad del billete de 2000 yenes, que se forma parte de la moneda corriente desde el año 2000.

Los precios de los productos se indican generalmente en números arábigos, pero se suelen utilizar caracteres chinos para expresar el número 10.000 y sus potencias. Por eso, lo más aconsejable es que le des un repaso a la numeración japonesa.

Para que puedas saber a cuánto se cotiza el yen, puedes visitar el siguiente espacio, en el que se puede utilizar un utilísimo conversor de divisas.

Tasas

Impuesto de la Renta

Aquellos que tienen ingresos en Japón, deben pagar el Impuesto a la Renta (Impuesto Nacional). En principio, se le carga a los extranjeros considerados como "residentes", por un año a partir del primero de enero, y en el mismo porcentaje que a los japoneses. En el caso de los "no residentes", deberán pagar una tasa única del 20% de los ingresos obtenidos.

Impuesto Municipal de Residencia

Las instituciones autónomas como las prefecturas, ciudades, distritos y municipios, realizan innumerables obras y actividades que necesitan una gran financiación. Como con las aportaciones de un solo individuo no sería posible realizarlo, los residentes aportan cierta cantidad monetaria en concepto de Impuesto Residencial.

Evitar el Doble Pago de Impuestos

En ocasiones se tiene que pagar doble impuesto por los ingresos obtenidos en el extranjero, es decir, pagar los tributos simultáneamente en el país donde se está residiendiendo temporalmente y en el país de origen, a menos que se realice un cambio domiciliario.

Los ingresos que se obtienen en Japón están afectos al impuesto a la renta, que a través de la empresa en que trabaja, son descontados mensualmente del salario. En caso de que en el país de procedencia se tenga que abonar también este impuesto, se pagaría doblemente. Para evitarlo, el trámite necesario es diferente en cada país, por lo que es muy importante informarse de antemano en las oficinas de impuestos de los respectivos países.

Empleo

Para que los extranjeros puedan trabajar en Japón y puedan disfrutar de una vida segura y placentera es importante que se informen correctamente sobre la legislación japonesa. En este sentido las leyes japonesas son muy estrictas y restringen sustancialmente la posibilidad de realizar trabajos remunerados a determinados tipos de inmigrantes.

¿Quiénes pueden trabajar?

Los extranjeros de las siguientes categorías de residencia están autorizados a trabajar en Japón sin limitaciones para desarrollar actividades remuneradas y pueden cambiar de profesión cuando lo deseen: “residente permanente”, “cónyuge de japonés”, “cónyuge de residente permanente” y “residente fijo”.

A las personas de la categoría de residencia como “profesor”, “artista”, “actividades religiosas”, “periodista”, “inversiones/dirección empresarial”, “servicio legal/contable”, “asistencia médica”, “investigación”, “educación”, “ingeniería”, “experto en humanidades/relaciones internacionales”, “traslado dentro de la compañía”, “organización de espectáculos”, “habilidades” y las “actividades específicas”, especialmente designadas por el Ministro de Asuntos Jurídicos tales como working holiday (visado especial que permite a los jóvenes trabajar en un determinado país cuando existe este convenio), se les autoriza a desarrollar las actividades que corresponden a esa categoría de residencia.

Los extranjeros que posean el estatus de residencia para “actividades culturales”,“estadía corta”, de “becario”, “estudio”, “entrenamiento” o “estadía en casa de familias” no pueden realizar actividades comerciales que generen ingresos o actividades remuneradas dentro de Japón. Tampoco pueden ser empleadas y, por norma, no podrán acceder a ofertas de trabajo a través de la Agencia Pública de Servicio de Empleo.

Cuando un extranjero de estas categorías de residencia desee incorporarse al mercado laboral, es necesario que previamente obtenga la autorización de la Dirección Regional de Control de Inmigración para realizar actividades fuera del estatus que tiene asignado. Sólo serán autorizadas en el caso de considerarse justificables, siempre y cuando no perturben las actividades que corresponden a su estatus de residencia.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.