Comparador de estudios universitarios

Aún no has añadido estudios al comparador.
Usa el buscador y obtén comparativas de los estudios

Estudiar en Japón

Alojamiento en la universidad

Para poder concentrarse en el aprendizaje del idioma y aprovechar al máximo la estancia en Japón es importante llevar un estilo de vida razonablememnte estable. En la mayoría de las ciudades japonesas, especialmente en Tokio, los trayectos de ida de 45 a 90 minutos son algo habitual. Pero este tipo de trayectos largos no son ni prácticos ni aconsejables y unidos a un alojamiento poco apropiado pueden afectar negativamente a tus estudios. El transporte público en Japón es caro y suele estar abarrotado.

Para un estudiante extranjero, la tarea de encontrar un buen alojamiento puede ser titánica, debido fundamentalmente a la obligatoriedad de dominar el japonés y a que la mayoría de las agencias inmobiliarias exigen un avalador japonés. El coste es también un problema, pues en Japón es habitual cobrar de 3 a 6 meses de alquiler por adelantado. Dado que esta cantidad generalmente no se devuelve, un estudiante que vaya a permanecer 6 meses en Japón puede terminar pagando hasta 9 meses de alquilerPor si esto fuera poco, los acuerdos de arrendamiento y los depósitos no reembolsables hacen muy difícil y caro cambiar de alojamiento una vez que se ha firmado el contrato.

El gobierno nacional, los gobiernos locales y las universidades cuentan con residencias para estudiantes internacionales, pero como las plazas son muy limitadas, son pocos los alumnos extranjeros que pueden beneficiarse de ellas. Por ello, alrededor del 73 % de los estudiantes internacionales viven en alojamientos privados.

La situación de la vivienda en Japón no es buena, y es muy difícil encontrar alojamiento, especialmente en el área metropolitana de Tokio. Para buscar alojamiento privado, se puede consultar con una agencia de bienes raíces del área elegida o dirigirse a las oficinas escolares. Los que cuenten con el estatus de residencia de “estudiantes universitarios” pueden buscar alojamiento a través del Centro para Estudiantes Nacionales y Extranjeros (Naigai Gakusei Center).

Center for Domestic and Foreign Students 

(Naigai Gakusei Center)
Oficina Central, Matsuyama 
Dirección: 1-3-27 Midorimachi, Matsuyama
Teléfono: (089)943-9473
Horario: lunes-viernes, 9:00-11:30 y 13:00-16:30

Sistema de compensación general por alojamiento para estudiantes internacionales

Se trata de un servicio gestionado por el Centro para Estudiantes Nacionales y Extranjeros, y tiene como objetivo prever emergencias tales como incendios y evitar causar molestias al garante en la mudanza. Existen dos modalidades, de acuerdo con los períodos de compensación: el plan de un año (¥7.500 por prima de seguro y otros gastos compartidos y el plan de dos años (¥14.000 por gastos compartidos).

Este sistema de compensación está disponible para aquellos alumnos que han ingresado (con el estatus de residencia de “estudiante universitario”) o ingresen en una universidad/escuela técnica/colegio tecnológico/curso postsecundario de un colegio de entrenamiento especializado en Japón; o aquellos que han ingresado con el estatus de residencia de “estudiante universitario” o “estudiante preuniversitario” o que ingresen en un instituto de idioma japonés que sea miembro de la Asociación para la Promoción de la Educación del Idioma Japonés.

Para mayor información consultar al Centro para Estudiantes Nacionales y Extranjeros, o en la institución académica en la que has sido admitido o en la que piensas continuar tus estudios.

Tipos de alojamiento

Japón posee una amplia gama de alojamientos, que varían tanto en estilo como en precio. Se puede escoger entre la familiaridad de un hotel de estilo occidental o la atención personal y hospitalidad de unryokan.

Residencias

Muchas universidades y organismos cuentan con residencias para estudiantes extranjeros. Se puede obtener información sobre este tipo de hospedaje en el centro en el que se vayan a realizar los estudios. Los precios son mucho más bajos y no suelen requerir el pago de shiki-kin y reikin, pero sí hay que dejar una fianza para reservar la plaza. La mayoría de los dormitorios están amueblados, por lo que podrás acomodarte con facilidad al alojamiento. Además, suelen estar dotados de buenas instalaciones comunes.

Apartamentos

Suelen ser edificios tradicionales, construidos en madera, con dos plantas y recibidor. Tendrás la llave de tu propia habitación, un espacio amplio y diferentes prestaciones, según las características de la vivienda. Compartirás las estancias comunes, como el baño o la lavadora. Los apartamentos con varias habitaciones y baños son para familias, lo que implica una mayor inversión de dinero. Son menos económicos, pero te proporcionan más intimidad e independencia.

Algunos organismos oficiales tienen una serie de alojamientos de protección oficial a un precio que oscila entre 10,000-20,000 yenes. Pueden ser municipales, de las prefecturas o Urban Renaissance Agency (UR). Algunos de ellos sólo admiten estudiantes casados o con familia.

Habitación (Kashima)

Habitación individual con estancias compartidas: cocina, baño y “front entrance”. Esta opción es menos costosa que un apartamento.

Estudios (Room Mansion)

Los pisos para una sola persona “room maison” son cada vez más habituales. Aunque la privacidad está absolutamente garantizada en estos casos, lo cierto es que puede ser cuantitativamente más caro que el resto de opciones. Generalmente son viviendas de una sola habitación con baño, situadas en zonas de la periferia, en edificios modernos y en buen estado de conservación.

Hoteles Cápsula

Además de los hoteles tradicionales, los japoneses han inventado una modalidad extravagante que ya está siendo copiada por las empresas de transportes de bajo coste: los hoteles cápsula. Se trata de unos espacios muy similares a grandes colmenas, con una sucesión de cápsulas lo bastante grandes para albergar una cama, un televisor, una radio, una lámpara de lectura y un despertador. Están pensados para los hombres de negocios que pierden el último tren para llegar a casa. Conviene saber que la mayoría de este tipo de alojamientos sólo admite hombres y que el cuarto de baño es compartido. No recomendable si se padece claustrofobia.

Bed and Breakfast (Minshuku)

Versión japonesa de las casas de huéspedes, suele tratarse de negocios familiares en los que se alquilan habitaciones de la propia vivienda de los dueños. En general cuentan con pocos servicios y se necesario llevar toallas y recoger la habitación (limpiar y replegar el futón). El costo medio es de entre 6.500 y 10.000 yenes por persona y noche, precio en el que están incluidas una o dos comidas.

Albergues de juventud

En Japón existen más de 350 albergues para jóvenes, muy similares a los occidentales, aunte los baños y el desayuno suelen ser al estilo japonés. Probablemente sean la manera más económica de alojamiento en Japón, con unos precios que oscilan entre los 2.800 y 5.000 yenes por persona, sin comidas. Algunos de ellos están abiertos a cualquier público, mientras que en otros se exige tener el carnet de alberguista. Visita la web de la Japan Youth Hostels para ampliar información. La web Hostelworld ofrece numerosos alojamientos con suculentos descuentos.

Guest house (gaijin house)

Es un tipo de alojamiento prácticamente pensado para los extranjeros, aunque no es extraño encontrar japoneses. Existen muchas empresas especializadas y suelen aceptar huéspedes para días, semanas o meses. Exigen un depósito inicial de un mes, que se devuelve si no se ha producido ningún desperfecto, y se paga por adelantado el tiempo de la estancia. Para no perder el depósito hay que avisar con antelación de que se va a abandonar el alojamiento. En las siguientes páginas puedes consultar este tipo de alojamiento: Tatami GuesthouseGaijinhouse.com y Gaijinhouse.net.

Contrato de alquiler

Cuando vayas a firmar el contrato es necesario abonar una cantidad de dinero (no reembolsable) equivalente a una cantidad entre uno y seis meses de alquiler, llamada rei-kin o kenri-kin.

El propietario mantiene un depósito retornable equivalente cuyo monto es entre uno y dos meses de renta (shiki-kin), como seguridad en caso de que el arrendatario no pagara el alquiler de la habitación y ocasionara algún desperfecto en la propiedad.

Parte del shiki-kin será devuelto al abandonar la vivienda. Además, deberás pagar una comisión equivalente a un mes de renta al corredor de bienes raíces que haya gestionado el alquiler (chuukai-tesuuryo). En total, habrá que abonar el equivalente entre 4 y 6 meses de alquiler de una sola vez.

Además, las agencias de bienes raíces exigen que tengas un garante, es decir, que exista una persona que responda por ti en caso de impago, por lo que necesitarás su firma. Si no pagas el alquiler será tu garante quien cargue con los gastos hasta que puedas ser tú mismo quien solvente sus deudas.

Si te arrepientes y decides abandonar la vivienda antes de la conclusión del contrato, deberás comunicárselo al arrendador con suficiente antelación, normalmente con más de un mes. Además, antes de abandonar la vivienda hay que dejar tu habitación limpia y ordenada, abonar los gastos de consumos y devolver la llave al propietario.

La duración del contrato varía según el tipo de habitación y de propietario, aunque lo normal es que sea de un año. Si deseas ampliar la duración del contrato deberás renovarlo, pagando por adelantado uno o dos meses al propietario, como es habitual. Para que no te encuentres con sorpresas desagradables es aconsejable que te informes de los gastos que supondrá la renovación, antes de firmar ningún documento.

En el contrato se establecen las condiciones generales y las normas básicas de uso de la vivienda. Existen diferentes reglas dependiendo del lugar en el que vayas a residir. Por ejemplo, en algunos casos no se permiten mascotas, no se puede usar aceite, está prohibido el uso de calentadores de keroseno o el uso de clavos. Es aconsejable que te informes de este tipo de reglas para evitar posibles incidentes con el propietario de la vivienda.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.