Mercado laboral

Comparador de estudios universitarios

Aún no has añadido estudios al comparador.
Usa el buscador y obtén comparativas de los estudios

Desarrollo Profesional

La  oferta y la demanda de trabajo  confluyen en el mercado laboral. Cada año decenas de miles de estudiantes recién graduados inician su andadura en su trayectoria profesional, y trabajadores de experiencia deciden hacer movimientos dentro del mercado. En ambos casos, para encontrar el empleo deseado el primer paso es redactar un Currículum Vitae atractivo y potente, y el siguiente una carta de presentación que complemente lo establecido en el CV.

Una vez seleccionado para un determinado puesto laboral el trabajador deberá conocer la relación laboral que establece con la empresa, esto es, el  tipo de contrato que lo vinculará a la misma. Conocer esta relación le permitirá acercarse a sus derechos y deberes como trabajador, datos que este deberá conocer para insertarse correctamente en el mercado laboral.

 

EMPLEABILIDAD

¿Has escuchado alguna vez el concepto de empleabilidad? Su significado hace referencia al potencial que tiene un individuo de ser solicitado por una empresa para trabajar en ella. Cada persona, además de la formación, posee unas capacidades y habilidades determinadas y debe aprender a rentabilizar toda la información profesional para ser elegido en un proceso de selección laboral.

El mercado laboral es un entorno altamente competitivo donde cada profesional debe diferenciarse del resto destacando aspectos como el conocimiento de idiomas, el manejo de herramientas tecnológicos, determinadas habilidades comunicativas, flexibilidad para viajar, la creatividad, la iniciativa o la motivación… Cuando se asiste a una entrevista de trabajo cada profesional debe ser capaz de adaptar su currículum a las necesidades del puesto de trabajo ofertado, de esta forma las posibilidades de éxito son mayores.

Existen claves para mejorar la empleabilidad, la más importante de ellas es conocer las motivaciones profesionales para poder sacar partido de ellas. Además es muy aconsejable descubrir las habilidades y fortalezas de cada uno para poder resaltarlas durante una entrevista y tener claro lo que se espera de la profesión en un futuro próximo. Por otro lado, también es aconsejable interesarse por la empresa en la que se pretende trabajar para preparar las respuestas a preguntas que se pueden hacer durante la entrevista del tipo ¿qué aportarás profesionalmente en esta empresa?

En cualquier caso hay que recordar que ser empleable es tener la capacidad de adaptar y adecuar tu perfil al de puesto de trabajo ofertado pero en ningún caso se trata de engañar y mentir añadiendo en el currículum datos que no son correctos.

 

EL CURRÍCULUM VITAE

El Currículum Vitae o CV es la carta de presentación frente a cualquier empresa o institución, en la que se detallan el conjunto de experiencias laborales, educacionales y vivenciales del candidato; por ello es necesario dedicarle más atención de lo que en un principio podríamos llegar a pensar.

Diversos aspectos influyen en la elaboración de un currículum vitae por ello, lo más adecuado es realizar un borrador con una lista exhaustiva con los que se pretende incluir y ordenarla. Posteriormente, seleccionaremos y ordenaremos en función de la importancia aquella información que consideremos que mejor nos describe profesionalmente. Además, es necesario tener en cuenta las necesidades de la empresa o institución ante la que queremos presentar este documento para redactarlo de acuerdo a la oferta en cuestión.

Por lo general el currículum vitae constituye el primer contacto con el futuro contratante, así que este debe llamar la atención desde los primeros segundos de su lectura, y brindar una impresión que lleve al posible empleador a concretar una entrevista con el candidato. Para que esto ocurra te recomendamos:

  • Cuida la redacción de tu CV: presenta tus cualificaciones y competencias de manera clara y lógica, para resaltar el valor de tu persona.

  • No olvides detalle alguno, ni de fondo ni de forma. Te sugerimos que prestes especial atención a las faltas de ortografía.

  • Concéntrate en lo esencial: un CV debe ser breve. En la mayoría de los casos, dos páginas bastarán para resaltar un perfil personal.

  • Si no tienes demasiada experiencia profesional puedes poner el foco en tus habilidades, o a la inversa. Lo importante es que destaques aquello que te hace el candidato ideal para esa oferta.

  • Sé claro y conciso, de ser posible utiliza frases cortas y olvida las largas.

  • Somete el CV a una revisión pidiéndole a una tercera persona que lo revise para asegurarte que su contenido es claro y fácil de entender.

 

LA CARTA DE PRESENTACIÓN

La carta de presentación es un documento que de alguna forma complementa al CV. En esta el objetivo no está en las cifras o los períodos de tiempo específicos sino en el valor humano y profesional que el candidato puede aportar a una empresa o institución. El principal objetivo de la carta de presentación es el mismo que el del CV: llamar la atención de la persona encargada del proceso de selección y causarle una buena impresión que le lleve a citarnos para una entrevista, pero para ello se vale de medios diferentes.

A la hora de redactarla existen varias opciones, en función de si se trata de una candidatura espontánea o de la respuesta a una oferta de empleo publicada, pero básicamente las dos tienen la misma estructura

1) La intención principal de la Carta de Presentación se explica en el primer párrafo de la misma. Desde la primera frase, tienes que captar el interés del lector, por ello, utiliza un estilo agradable, directo y dinámico, mencionando datos concretos.

2) En el segundo párrafo, explica las razones por las cuales has escogido esta empresa, o este sector de actividades, poniendo en evidencia la adecuación que existe entre tus capacidades, preparación y experiencia y el tipo de profesional requerido por la empresa en cuestión.

3) Después, iniciarás la argumentación, explicando los motivos que justifican una entrevista. Intenta emplear los términos propios del sector profesional al que te diriges, y si estás respondiendo a un anuncio publicado en prensa, utiliza los términos que aparecen en el mismo. Haz referencia a tu Currículum vitae sin copiarlo.

4) Al finalizar tu Carta de Presentación puedes utilizar cualquier fórmula de cortesía. Por ejemplo: Me gustaría proporcionarles más detalles sobre mi Currículum vitae durante una entrevista con ustedes.

 

 

TIPOS DE CONTRATOS

Evidentemente no es lo mismo ser un becario que un empleado. Las obligaciones y derechos no son los mismos, por ello es necesario conocer qué tipos de relación laboral tenemos con la empresa.

Los becarios se rigen por convenios de cooperación educativa, que se firman entre las universidades y las empresas para que los estudiantes realicen prácticas profesionales durante los últimos años de carrera. Los empleados se rigen por la normativa laboral, no se firma un convenio de prácticas, sino un contrato laboral cuyas características variarán en función de su tipo.

Un contrato es un documento donde se especifica el acuerdo entre empresario y trabajador y en el que fijan una serie de determinados servicios prestados por el empleado que corren por cuenta del empresario y bajo su dirección a cambio de una retribución. Existen varios tipos de contratos, cada uno con sus características peculiares, por eso te enseñamos cuáles son los más habituales para que sepas lo que aceptas como obligaciones y los derechos que posees al aceptar alguno de estos tipos de contrato:

1) Contratos indefinidos

El contrato ordinario indefinido es aquél que se concierta sin establecer límites en la prestación de los servicios. Podrá ser verbal o escrito, debiendo ser comunicado en la Oficina de Empleo en los diez días siguientes a su concertación.

El contrato de trabajo se podrá celebrar por escrito o de palabra. Se presumirá existente entre todo el que presta un servicio por cuenta y dentro del ámbito de organización y dirección de otro y el que lo recibe a cambio de una retribución a aquél.

2) Contrato a tiempo parcial

El contrato de trabajo se entenderá celebrado a tiempo parcial cuando se haya acordado la prestación de servicios durante un número de horas al día, a la semana, al mes o al año, inferior a la jornada de trabajo de un trabajador a tiempo completo comparable.

Se entenderá por «trabajador a tiempo completo comparable» a un trabajador a tiempo completo de la misma empresa y centro de trabajo, con el mismo tipo de contrato de trabajo y que realice un trabajo idéntico o similar. Si en la empresa no hubiera ningún trabajador comparable a tiempo completo, se considerará la jornada a tiempo completo prevista en el convenio colectivo de aplicación o, en su defecto, la jornada máxima legal.

El contrato se deberá formalizar necesariamente por escrito, en el modelo que se establezca. En el mismo deberán figurar el número de horas ordinarias de trabajo al día, a la semana, al mes o al año contratadas y su distribución. De no observarse estas exigencias, el contrato se presumirá celebrado a jornada completa, salvo prueba en contrario que acredite el carácter parcial de los servicios.

3) Contrato de trabajo indefinido para trabajadores con discapacidad

Para poder acceder a este tipo de contratación el trabajador deberá ser trabajador con discapacidad y estar reconocido como tal por el organismo competente, y estar inscrito en la Oficina de Empleo.

Las empresas beneficiarias estarán obligadas a mantener la estabilidad de estos trabajadores por un tiempo mínimo de 3 años, no pudiendo despedirlos sin causa justificada y, en caso de despido procedente, deberán sustituirlos por otros trabajadores con discapacidad.

El contrato podrá ser formalizado a tiempo completo o a tiempo parcial. La formalización se hará en la Oficina de Empleo en los 10 días siguientes a su concertación. Deberá ir acompañado por el Certificado de Discapacidad.

4) Contrato de trabajo temporal para trabajadores con discapacidad

El objeto de este contrato es facilitar la contratación temporal de los trabajadores con discapacidad. La duración de estos contratos no podrá ser inferior a doce meses ni superior a tres años. Cuando se concierte por un plazo inferior al máximo establecido podrán prorrogarse antes de su terminación por períodos no inferiores a doce meses. El contrato se concertará a jornada completa.

5) Contrato de trabajo para la formación

El contrato de trabajo en prácticas podrá concertarse con quienes estuvieren en posesión de título universitario o de formación profesional de grado medio o superior o títulos oficialmente reconocidos como equivalentes, que habiliten para el ejercicio profesional. El puesto de trabajo deberá permitir la obtención de la práctica profesional adecuada al nivel de estudios cursados.

6) Contratos formativos celebrados con trabajadores con discapacidad

El contrato de trabajo en prácticas podrá concertarse con quienes estuvieren en posesión de título universitario o de formación profesional de grado medio o superior o títulos oficialmente reconocidos como equivalentes, que habiliten para el ejercicio profesional.

Cuando el trabajador contratado para la formación sea una persona con discapacidad psíquica, la formación teórica podrá sustituirse, total o parcialmente, previo informe de los equipos multiprofesionales de valoración correspondientes, por la realización de procedimientos de rehabilitación o de ajuste personal y social en un centro psicosocial o de rehabilitación sociolaboral.

El puesto de trabajo deberá permitir la obtención de la práctica profesional adecuada al nivel de estudios cursados. El contrato deberá formalizarse por escrito, haciendo constar expresamente la titulación del trabajador, la duración del contrato y el puesto o puestos de trabajo a desempeñar durante las prácticas, y registrarse en la Oficina de Empleo en los diez días siguientes a su formalización.

7) Contrato de Relevo

Contrato dirigido a sustituir a un trabajador de la empresa que accede a la jubilación parcial por un trabajador inscrito en la Oficina de Empleo.

La duración del contrato será indefinida o igual a la del tiempo que falte al trabajador sustituido para alcanzar la edad de jubilación. Si, al cumplir dicha edad, el trabajador jubilado parcialmente continuase en la empresa, el contrato de relevo que se hubiera celebrado por duración determinada podrá prorrogarse mediante acuerdo de las partes por períodos anuales, extinguiéndose, en todo caso, al finalizar el período correspondiente al año en el que se produzca la jubilación total del trabajador relevado.

El contrato de relevo podrá celebrarse a jornada completa o a tiempo parcial. En todo caso, la duración de la jornada deberá ser, como mínimo, igual a la reducción de jornada acordada por el trabajador sustituido. El horario de trabajo del trabajador relevista podrá completar el del trabajador sustituido o simultanearse con él.

8) Contratos de duración determinada

Podrán celebrarse contratos de duración determinada en los siguientes supuestos:

  • Cuando se contrate al trabajador para la realización de una obra o servicio determinados, con autonomía y sustantividad propias dentro de la actividad de la empresa y cuya ejecución, aunque limitada en el tiempo, es en principio de duración incierta.
  • Cuando las circunstancias del mercado, acumulación de tareas o exceso de pedidos así lo exigieran, aun tratándose de la actividad normal de la empresa. En tales casos, los contratos podrán tener una duración máxima de seis meses, dentro de un período de doce meses, contados a partir del momento en que se produzcan dichas causas.
  • Cuando se trate de sustituir a trabajadores con derecho a reserva del puesto de trabajo, siempre que en el contrato de trabajo se especifique el nombre del sustituido y la causa de sustitución.

9) Contrato de trabajo a domicilio

Trabajo realizado en el domicilio del trabajador o lugar libremente elegido por éste y sin la vigilancia del empresario.

Puede ser indefinido o por tiempo determinado. El contrato se realizará por escrito y deberá constar el lugar en el que se realice la actividad laboral. Se registrará en la Oficina de Empleo en los diez días siguientes a su concertación.

Todo empresario que ocupe trabajadores a domicilio deberá poner a disposición de éstos un documento de control de la actividad laboral que realicen, en el que debe consignarse el nombre del trabajador, la clase y cantidad de trabajo, cantidad de materias primas entregadas, tarifas acordadas para la fijación del salario, entrega y recepción de objetos elaborados y cuantos otros aspectos de la relación laboral interesen a las partes.

10) Contrato de trabajo en Grupo

Si el empresario diera un trabajo en común a un grupo de sus trabajadores, conservará respecto de cada uno, individualmente, sus derechos y deberes. Este contrato será celebrado entre un empresario y un grupo de trabajadores considerado en su totalidad, no teniendo el empresario frente a cada uno de los miembros del grupo los derechos y deberes que como tal le competen.

Se celebrará por tiempo indefinido o de duración determinado y se registrará en la Oficina de Empleo en los diez días siguientes a su concertación.

El jefe de grupo ostenta la representación de trabajadores que lo integren respondiendo de las obligaciones inherentes a dicha representación. El empresario sólo puede ejercer sus derechos y obligaciones con el jefe de grupo.

 

DERECHOS DEL TRABAJADOR

Así como tiene obligaciones que cumplir con la empresa que lo contrata, el trabajador también posee derechos que protegen su actividad. Es importante que cada empleado conozca los derechos que posee, para saber qué puede exigir a su empleador. Estos se reconocerán en su contrato de trabajo.

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de comenzar el trabajo serán nuestros derechos como trabajadores de manera genérica (los que marca el Estatuto de los Trabajadores) y de manera más específica (los que establece el convenio colectivo que corresponda). Por otro lado, también resulta imprescindible conocer cuáles son nuestros deberes para cumplirlos con rigurosidad y profesionalidad.

Entre los derechos que el trabajador debe conocer se encuentran:

  • El calendario laboral, la duración de la jornada, los días de descanso o la realización de horas extraordinarias.

  • Las vacaciones anuales y los permisos que corresponden a cada persona que se encuentra en determinadas circunstancias (enfermedad de familiar, paternidad/maternidad, días de descanso tras una boda...).

  • Las prestaciones que la Seguridad Social concede en materia de ayuda por determinadas circunstancias (jubilación, desempleo, maternidad/paternidad, enfermedad, invalidez...).

Según establece el artículo 4 de la sección 2ª del Estatuto de los Trabajadores, los trabajadores tienen como derechos básicos, con el contenido y alcance que para cada uno de los mismos disponga su específica normativa, los de:

  • Trabajo y libre elección de profesión u oficio
  • Libre sindicación
  • Negociación colectiva
  • Adopción de medidas de conflicto colectivo
  • Huelga
  • Reunión
  • Información, consulta y participación en la empresa

 

En la relación de trabajo, los trabajadores tienen derecho:

  • A la ocupación efectiva.
  • A la promoción y formación profesional en el trabajo.
  • A no ser discriminados directa o indirectamente para el empleo, o una vez empleados, por razones de sexo, estado civil, edad dentro de los límites marcados por esta Ley, origen racial o étnico, condición social, religión o convicciones, ideas políticas, orientación sexual, afiliación o no a un sindicato, así como por razón de lengua, dentro del Estado español. Tampoco podrán ser discriminados por razón de discapacidad, siempre que se hallaren en condiciones de aptitud para desempeñar el trabajo o empleo de que se trate.
  • A su integridad física y a una adecuada política de seguridad e higiene.
  • Al respeto de su intimidad y a la consideración debida a su dignidad, comprendida la protección frente al acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y frente al acoso sexual y al acoso por razón de sexo.
  • A la percepción puntual de la remuneración pactada o legalmente establecida.
  • Al ejercicio individual de las acciones derivadas de su contrato de trabajo.
  • A cuantos otros se deriven específicamente del contrato de trabajo.

Además de conocer los derechos que le corresponden, el trabajador debe ser capaz de tener un lugar de consulta en el cual informarse acerca del accionar que debe seguir en caso de incumplimiento de alguno de estos. En ese caso, es importante establecer términos de negociación con la empresa con la finalidad de obtener un resultado positivo para ambas partes.

 

Herramientas Universia

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.