Crea tu Plan de Desarrollo Profesional

Comparador de estudios universitarios

Aún no has añadido estudios al comparador.
Usa el buscador y obtén comparativas de los estudios

Desarrollo Profesional

La carrera es una parte fundamental en la vida de todo profesional. Por eso, al igual que otras etapas, debe prepararse.

Al momento de hacer un repaso por la carrera es sencillo determinar los sucesos del pasado: pensar en antiguos empleos, puestos, empresas, compañeros, tareas, etc. Pero imaginar el futuro resulta un poco más complejo, ya sea por su componente de incertidumbre o simplemente porque muchos profesionales no acostumbran planificar lo que sigue con su carrera. Sin embargo, lo que el futuro deparará a los profesionales es quizá la parte más importante, por lo que es necesario planificarlo mediante un Plan de Desarrollo Profesional.

En la época actual, improvisar o no planificar puede generar grandes problemas a los trabajadores. Las empresas planifican su futuro paso a paso, por lo que los profesionales necesitan ponerse al corriente y seguir ese ritmo de planificaciones para no quedarse por fuera del mercado laboral. Para ello, elaborar un Plan de Desarrollo Profesional es vital, porque de este modo el trabajador se verá obligado a fijarse metas a largo plazo y proponerse un plan para alcanzarlas.

Este plan, imprescindible para todo profesional, pretende ser un documento de consulta y actualización constante al que el trabajador pueda recurrir cuando desee dar un giro a su carrera o simplemente impulsarla en otra dirección. Por lo tanto, al formularlo se deben incluir las habilidades e intereses del trabajador, y la capacitación necesaria para la carrera elegida. Básicamente, un Plan de Desarrollo Profesional debe incluir lo que eres, lo que quieres hacer, las herramientas que tienes para lograrlo y finalmente un plan para alcanzar esa meta.

Sus utilidades son en realidad muy variadas. Por ejemplo, a la hora de redactar o renovar el currículum podrás acceder más fácilmente a tus metas y habilidades para enfocarlo en este sentido. Además, si debes enfrentar a un reclutador también podrás rememorar de forma más sencilla tus experiencias y así hacer que la charla se apegue a lo que ha sido tu realidad profesional.  

 

¿CÓMO REDACTAR UN PLAN DE DESARROLLO PROFESIONAL?

Este dependerá en gran medida del tipo de carrera y de profesional, pero también de lo que este busque para su futuro y las metas que se proponga. Por eso no existe una forma universal de redactar o presentar este plan, pero sí algunos aspectos que no pueden faltar en ningún Plan de Desarrollo Profesional, como por ejemplo:

  • Conócete: No podrás destacar lo que eres o imaginar lo que podrías ser si no te conoces primero. Mirar para adentro de forma crítica te permitirá ver cómo te ven los demás, y darte una idea más clara de las formas de actuar que utilizas y las que deberías tener. Además, conociendo tus propias capacidades ganarás en confianza.
  • Marca tus metas: Para escribir un Plan de Desarrollo Profesional necesitas saber qué es el desarrollo para ti, qué meta implicaría que te sientas como un profesional realmente desarrollado. Es por eso que debes imaginar lo que quieres hacer dentro de los próximos años, considerar si te mantendrás en la misma empresa o si quieres reducir tu jornada laboral, etc. Lo más recomendable es que hagas planes a largo plazo pero también para los próximos meses o incluso el próximo año.
  • Identifica tus fortalezas y debilidades: Es importante que tengas claro este aspecto porque a fin de cuentas será tu carta de presentación ante  nuevos empleadores, y también será lo que marque tus metas. Cuando reconozcas tus habilidades podrás venderte mejor, y cuando identifiques las debilidades aprenderás a mejorarlas y plantearte como meta superarlas. Incluso es una buena estrategia consultarle a ex compañeros de trabajo o jefes para que puedan darte una visión más objetiva de lo que haces bien y lo que necesitas mejorar.
  • Establece una estrategia: Lo más recomendable es usar un análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades) a tu propio trabajo. Este sistema resulta sumamente efectivo para empresas, por lo que con certeza también te será de utilidad para conocerte mejor. Más allá de las clásicas debilidades y fortalezas, este estudio te permitirá tomar en cuenta los recursos que posees y las oportunidades de crecimiento que quizá antes no habías considerado.  
  • Crea un plan para desarrollar tus habilidades: Una vez que tengas realizados todos los análisis respecto a tu estado profesional es hora de empezar a planificar. Para eso, debes identificar entre tus debilidades y amenazas aquellas que resulten prioritarias para resolver y empezar a planear cómo solucionarlas. Para cada una de ellas puedes marcar métodos de mejora, plazos y objetivos finales.
  • Realiza evaluaciones constantes: ¿Qué tan cerca estás de ser el profesional que quieres? ¿Vas progresando? ¿Estás considerando todo lo que deberías para efectivamente mejorar? Si no analizas tu progreso nunca sabrás si lograste cumplir lo que planificaste, por eso, evaluarte de forma constante será la mejor opción para saber si efectivamente tanto esfuerzo ha dado sus frutos.

Al igual que ocurre con el currículum, este documento debe ser revisado una vez que se termina de redactar. Si bien acostumbramos revisar el CV únicamente al buscar un nuevo empleo, lo recomendable es hacerlo al menos dos veces por año, al igual que con el Plan de Desarrollo Profesional. Hacerlo con más frecuencia te permitirá renovar tu propio análisis de tu carrera y obtener una nueva perspectiva, con lo que si puedes hacerlo no dudes en chequear este documento cada vez que tengas un tiempo libre o logres una de las metas que te habías planteado.

Herramientas Universia

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.